CONTACTANOS: 

(55) 6265 5757

ventas@culturah.com

0item(s)

No tiene artículos en su pedido.

Product was successfully added to your shopping cart.

 

Introducción

La comprensión de una planta como un sistema vivo es la base para convertirse en un productor exitoso. Saber cómo funcionan las plantas, observar su desarrollo y responder adecuadamente a sus necesidades es el alfa y el omega de la buena jardinería.

 

Hablando de Plantas

 

Las plantas hacen tres cosas principales: sus hojas absorben la luz del sol y el dióxido de carbono (CO2) del aire, y sus raíces beben agua que contiene sales minerales disueltas. Este proceso triple (llamado "fotosíntesis") da como resultado la formación de glucosa dentro de la planta. Esta glucosa se almacena como combustible para crecer y florecer. ¡Las plantas también expulsan oxígeno (O2) como un subproducto de este proceso mágico!

 

 Por la noche (o cuando las luces están apagadas) ocurre lo contrario. Las plantas absorben oxígeno y expulsan dióxido de carbono. Esta ingesta de oxígeno desencadena la liberación de la glucosa almacenada que proporciona a la planta la energía que necesita para cultivar hojas, tallo, flores, frutos y raíces.

 

 

Entendiendo a las plantas: Tres cosas elementales

1. Fotosintetizan. Las plantas capturan la energía de la luz y la utilizan para crear materiales orgánicos como hojas, tallo, brotes, flores y frutas. Lo logran al combinar carbono del aire (en forma de dióxido de carbono) con hidrógeno y oxígeno del agua para producir carbohidratos (¡combustible de planta!) y oxígeno. Fundamentalmente, es la energía de la luz la que impulsa este proceso.

2. Pueden crecer hasta un tamaño indeterminado. Mientras que el tamaño de los animales o mamíferos está determinado en gran medida por la genética, las plantas pueden llegar a ser increíblemente grandes si el ambiente es el adecuado. El cielo es literalmente el límite con muchas especies de plantas. Cuando se cultiva en interiores, es esencial que los productores adapten el entorno de crecimiento para enviar las señales adecuadas a sus plantas (es decir, para cultivar tallos y hojas o para producir flores y frutas).

3. ¡Se quedan quietas! Puede sonar obvio, pero una vez enraizadas, las plantas están ancladas en su lugar. Como organismos inmóviles, han adaptado formas de explotar el medio ambiente en el que se encuentran. Al cultivar plantas en contenedores, tenga en cuenta que es fácil "conmocionar" a sus plantas con cambios repentinos en el medio ambiente.

 

Sobre la tierra, bajo la tierra:

Fotosíntesís:

El proceso de conversión de la energía de luz solar en formas químicas de energía que pueden ser utilizadas por sistemas biológicos para crecer y desarrollarse.

 

Sobre la tierra: Hojas, transpiración y fotosíntesis:

Las hojas de una planta contienen millones de pequeños convertidores de luz llamados cloroplastos. Estas bio-fábricas microscópicas convierten la energía de la luz en una forma de energía química que luego se utiliza para alimentar otros procesos esenciales de la planta. Durante el día, una planta absorbe dióxido de carbono de la atmósfera (el carbono se utiliza como un bloque de construcción para crear más materia vegetal) y emite oxígeno como subproducto. Este proceso se revierte por la noche (las plantas absorben oxígeno y emiten dióxido de carbono). Estos intercambios de gases ocurren a través de pequeños agujeros en la superficie de la hoja llamados "estomas".

Los estomas también son el sitio de la transpiración. Este es el proceso en el que una planta pierde agua en la atmósfera circundante, como la evaporación. Los estomas se abren y cierran para regular la cantidad de humedad que se da a la atmósfera. Si las condiciones son cálidas y secas, los estomas se cerrarán para proteger la planta; esto, a su vez, tiene un efecto directo sobre el intercambio gaseoso y, por lo tanto, la cantidad de carbono disponible para que la planta crezca y se desarrolle.

 

Bajo la tierra: Raíces, Agua, Oxígeno y Nutrientes

Es una imagen muy diferente debajo de la tierra. En ausencia de luz, y aisladas del efecto de secado del aire, las raíces buscan la humedad. Disueltos en esta humedad se encuentran minerales esenciales que la planta utiliza como alimento. En el suelo, una compleja serie de microorganismos trabaja para descomponer la materia orgánica en formas inorgánicas (o iónicas) que pueden ser absorbidas a través de los pelos de la raíz. En hidroponía, los nutrientes se suministran en forma iónica lista para usar, por lo que no se requiere microbiología. La humedad rica en minerales se transporta a través de la planta a través de una red de canales llamada sistema vascular.